martes, 1 de diciembre de 2015

LA APERTURA DE LOS MUSEOS EN TARDES DE FESTIVOS Y DEMÁS





Tiempo ha... Visita de alumnado del IES Nuevo Condesa al Museo Arqueológico de Córdoba.

En una entrada anterior recogí que Joan Santacana definía a la ciudad como un museo. Yo también opino como el cantautor sudamericano, la ciudad es un libro que se lee con los pies.
Los museos tienen sus vitrinas -y, además, deben ser interactivos como recoge el Doctor Santacana, especialista en museística- y los libros sus ilustraciones.
Las ciudades Patrimonio viven en gran parte del turismo, esas personas que abren el libro, que visitan el museo.
¿Se imaginan un libro sin ilustraciones, un museo apagado? Es absurdo. Los defensores de lo público, y me incluyo, piensan, pensamos, defendemos, la idea  de un sector competitivo, en ocasiones al "modo privado". ¿Por qué un museo no se puede abrir siete días de la semana todos los días del año? ¿Un hospital cierra? ¿Qué se necesita? ¿Cederlo a lo privado? NO, LO IMPORTANTE ES ABRIRLO CON PERSONAS CONTRATADAS, MÁS EN UNA ÉPOCA DE TANTO PARO. ¿No será más útil que esos contratos inútiles realizados habitualmente para no sé qué? Si hablamos de la economía sumergida, ¿no se puede obligar al que cobra el desempleo que, con un suplemento, dé horas en estos espacios?

Vivimos, entre otras, de nuestro Patrimonio, y la persona que nos visita lo quiere disfrutar: por fuera y por dentro. Y no es necesario, probablemente, ni tan siquiera hacer muchos contratos. Supriman extrañas empresas mixtas o públicas -donde se cobran dietas por asistir a consejos de administración- (y lo más sorprendente es que se justifica), e incluso instituciones duplicadas... y el excedente funcionarial tendrá un excelente acomodo...
PERO ABRAN LOS ESPACIOS PATRIMONIALES SIETE DÍAS POR LA MAÑANA Y TARDE...