sábado, 6 de febrero de 2016

ESTO NO ES EL MUNDO AL REVÉS...



Una fotografía del "teatro infantil" en el Diario ABC


Que no, que no. Que esto no es el mundo al revés.
En abril, si llegamos -o llego-, tengo una ponencia sobre la enseñanza del Patrimonio en el aula. Quiero comenzarla con el robo de la ambulancia aquí en Córdoba durante la Nochebuena, para enlazarlo con las acciones destructoras -de todo- por el autodenominado Estado Islámico.
Pensaba que con esos dos hechos mi capacidad de asombro había culminado; sin embargo ha sido superada.
Como Santo Tomás, lo escuché, pero he necesitado verlo. 
Disfruto escuchando la radio en la cama. De pronto, junto al terremoto en Taiwan, una noticia me dejó perplejo: en una función infantil de títeres, subvencionada por el Ayuntamiento de Madrid, se había representado una obra donde se ahorcaba a un juez, se crucificaba a una monja, se disparaba a un policía, se cometía una violación, y se daban vivas a "Alka-ETA". El título de esa perla,"la bruja y Don Cristóbal"...

Ya no sé si comenzar la ponencia con el robo de la ambulancia, con las acciones del Dáesh, o con la nueva cultureta de progres... Van a conseguir que me baje del autobús...
Como el resto de las fotos, de ABC

La noticia en el ABC...
http://www.abc.es/espana/madrid/abci-juez-ahorcado-monja-muerta-y-carteles-gora-alka-eta-obra-titeres-carmena-201602060007_noticia.html

Yo me quedo con aquellos progres de antaño...
Como José Agustín Goytisolo...
EL LOBITO BUENO
(José Agustín Goytisolo)

Érase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban 
todos los corderos.

Y había también
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un pirata honrado.

Todas estas cosas
había una vez.
Cuando yo soñaba
un mundo al revés.
... O  con Gloria Fuertes...


El lobito malo y el lobito bueno
«Érase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos»
J. A. GOYTISOLO

Y érase también
un lobito malo,
al que obedecían
todos los vasallos.

El lobito malo
les metió en la guerra,
y no quedó pueblo
ni árbol en la tierra.

No se conocían
y se iban matando,
todo por la culpa
del lobito malo.

Y vino otra vez
un lobito bueno,
al que respetaban
los pocos corderos
-que quedaban-.

Quemaron las armas
y no hubo más guerra.
Lobos y corderos
jugando en la tierra

¡Ay, cómo os echamos de menos!

¡Ah!, y para que no se diga, la página de "los protagonistas" del espectáculo -compartido con quienes los contrataron-... granadinos...
http://titeresdesdeabajo.blogspot.com.es/