domingo, 21 de febrero de 2016

EL MUSEO PICASSO DE MÁLAGA Y EL DERECHO A AMAMANTAR.



Sigo respetando a Julio Anguita. Se podrán discutir algunas de sus propuestas pero es de los pocos políticos que siguen viviendo en el mismo lugar, y que no han cambiado en nada antes y después... de estar en primera línea de la política (Agustina: abrazos).
Acabo de leer una entrevista en relación con el libro que ha escrito a medias sobre su actividad y vuelve a retomar una idea que comparto. Años ha dijo que la progresía es el sumidero por donde se han ido las ideas de la izquierda... No insisto en lo que comparto totalmente... Discutimos determinadas medidas sociales y olvidamos las económicas -ahí donde Marx ponía el dedo...-
Pues sí, acabo de escucharla en la radio, confirmada en internet...
Y como no quiero dejar a la susodicha sin dar su opinión, incluyo el enlace de una página de internet donde aparece la noticia...
http://www.maternidadcontinuum.com/2016/02/el-museo-picasso-de-malaga-prohibe-amamantar-en-sus-instalaciones/
... Donde remite a otra web, y allí está el testimonio...
http://lactanciaenlibertad.org/testimonios/el-museo-picasso-de-malaga-en-contra-de-la-lactancia-materna/

Y, ¿Qué pinta esta entrada en el blog sobre Patrimonio? Pues eso, hablamos de Patrimonio... Y del Museo Picasso. 
No sé, a lo mejor me puedo quejar de que los jóvenes mayores de 16 años paguen... pero de la actitud de la persona  que ha impedido amamantar en una sala de exposiciones, me parece genial. ¡Que no prohíbe dar el pecho a un niño en el museo, sino en las salas de exposiciones! Supongo que no es kilométrica la distancia entre esa sala y la cafetería... Y, para colmo, el alimentado probablemente podría ir andando a otro espacio... pues contaba con trece meses...

Aquí el relato:

"El pasado 5 de enero visitamos el Museo Picasso de Málaga con mi hijo de 13 meses. En la entrada nos dijeron que si el bebé tenía que comer tendríamos que ir a la cafetería, ya que en las salas no estaba permitido. Estuvimos visitando el museo y en una de las salas mi hijo me pidió teta. Busqué un lugar dónde sentarme y le ofrecí el pecho (el cual lleva tomando a libre demanda desde que nació). Inmediatamente apareció la vigilante para decirme que ESO no se podía hacer allí. Le pregunté, ¿qué es ESO? Y me dijo que no podía darle de comer en la sala, que para ello tendría que irme a la cafetería. Amablemente le respondí que mi bebé estaba siendo amamantado, y que cuando él terminase nos iríamos. Así lo hice. Mi hijo ya andaba cansado y, sumado al estrés de la situación, hizo que nos tuviéramos que ir a la calle y abandonar el Museo. Me sentí poco respetada como madre, impotente e incomprendida. No entiendo por qué tengo que esconderme en una ruidosa cafetería para amamantar a mi bebé. No estaba molestando a nadie, ni por supuesto manchando nada. Es lamentable que hechos como este sigan ocurriendo. Y vergonzoso que el motivo del Museo para no permitir la lactancia sea por conservación de las obras. ¿Cómo? - See more at: http://lactanciaenlibertad.org/testimonios/el-museo-picasso-de-malaga-en-contra-de-la-lactancia-materna/#sthash.vdmeFr3a.dpuf"

Supongo que mi opinión es políticamente incorrecta, pero...
La prohibición de alimentarse -o ser alimentado- en las salas de exposiciones es la que hay, pues es así. No voy a hablar de las posibilidades que hay si en pleno proceso de amamantamiento... lo dejo a libre elección...


NO SÉ CÓMO HEMOS SOBREVIVIDO LAS PERSONAS HASTA AHORA SI ESAS MEDIDAS QUE ATENTAN CONTRA LA PROGRESÍA SE MANTIENEN.. DESDE LUEGO NO SOMOS MÁS IMBÉCILES PORQUE... ¿O LO SOMOS?

EL TONTO SEGUIRÁ MIRANDO EL DEDO EN VEZ DE VER LOS PROBLEMAS QUE NOS RODEAN...