viernes, 13 de febrero de 2015

KAFKA Y EL PATRIMONIO NACIONAL: ¡ALUCINANTE!




Voy a Madrid en el puente de Andalucía y, entre otras visitas, me gustaría ver el Palacio Real de Madrid.
Que los españolitos de a pie paguemos por entrar a espacios públicos españoles me parece ridículo: ¿Paga Felipe VI por entrar al Palacio Real? Pues no. Quiero saber a qué colectivo pertenece: a los miembros de ICOMOS, al profesorado, a los parados. Con el sueldecito que se ha dejado, y más con el de su esposa, o con el que también cobra  su madre, padre... NO PAGA. Me pregunto ¿el señor Hollande en Francia, como Presidente de la República, también pasa dinero oficial -y no bajo cuerda- a los miembros de su familia? Lo digo porque eso sería una de las opciones importantes para escoger monarquía o república. ¡Ah, si además de no pagar puede vivir allí!
Sin embargo, ahora voy yo, un españolito de a pie e intento reservar la entrada.
Por ser profesor tengo derecho a la entrada gratuita; mi compañera/esposa/mujer, también licenciada en Geografía e Historia, pero parada, tiene derecho a la entrada. No por ser licenciada, sino por parada. Además nos acompaña un familiar, docente en Madrid. 
Pues bien: intento reservar las entradas. Tres gratuitas.¡Sorpresa! Para conseguir las entradas gratuitas que me corresponden, debo pagar una. Respondo que ya me gustaría, porque mi compañera/mujer/esposa está en paro. ¡Ya me gustaría pagar esa entrada!
No, me dan la posibilidad de presentar la documentación ese día, sin reserva, sabiendo que me voy a comer... 
Saludos a los indignados. Yo sigo siendo uno de ellos.

¡Viva la... Pepa!