miércoles, 1 de abril de 2015

VETUSTA, LA ANTIGUA OVIEDO, OCTAVA ENTRADA.



Ir a Oviedo era para ver la catedral.
Pero antes de llegar a la catedral gracias a la amabilidad de César, que por él nos enseñaría todo lo que hay en el camino -qué suerte hemos tenido- nos llevó a ver dos de los elementos fundamentales del arte prerrománico: San Miguel de Lillo y Santa María del Naranco.
Casualmente el suplemento "ocho leguas" del DIARIO EL MUNDO vinculaba nuestros patios a Santa María del Naranco en el artículo "¿a qué suena la primavera en España?
http://www.ocholeguas.com/2015/03/25/otrosmundos/1427305018.html
Textualmente: 
"La que fuera el Palacio de Ramiro I es la más significativa construcción del arte prerrománico europeo. Hablamos de la de Santa María del Naranco, situada a cuatro kilómetros de Oviedo, sobre la ladera sur del Monte Naranco. Tiene en su entorno más de 30.000 metros cuadrados de espacio abierto. Escuche el sonido de la naturaleza pura"











Las fotos anteriores son todas de Santa María del Naranco. Hay una página web donde analiza esta pequeña maravilla que fue palacio de Ramiro I y posteriormente iglesia, y todo porque la que iba a ser iglesia, San Miguel de Lillo,  quedó parcialmente destruida.

http://www.jdiezarnal.com/santamariadelnaranco.html




Del mismo autor, el comentario sobre San Miguel de Lillo:

http://www.jdiezarnal.com/sanmigueldelillo.html

Si ver catedrales impone, la visita a la de Oviedo aún más.

Desgraciadamente solo cinco personas quisimos entrar a verla. Una pena.








 La catedral impone, pero más la Cámara Santa con sus recuerdos y su Historia. Ahí se vuelve a observar la estupidez humana: fue volada en octubre del 34 en la Revolución de Asturias. Si hay algo que no me guste explicar en Historia es la República, la Guerra Civil y el Franquismo. Errare humanum est, pero el hombre es el único animal que tropieza mil veces en la misma piedra. ¡Cuánto daño hemos hecho, a las personas y al patrimonio! Cómo voy a explicar una etapa donde nos matamos y digo nos matamos porque los dos bandos fueron culpables de esa masacre. No voy a hacer aquí un análisis pormenorizado de la República y la Guerra Civil porque lloraríamos mancomunadamente. Pues sí, en la Revolución de Octubre del 34 la Cámara Santa fue volada. Y luego, ya en la Democracia, robadas y recuperadas las piezas.








La Cruz de los Ángeles

Según la leyenda, el santo sudario.

La cruz de la Victoria










Lo que quedó de la crucifixión tras la voladura y la restauración. Por supuesto todas las imágenes anteriores son de la Cámara Santa.

Eliminando cualquier atisbo ideológico -vale que todo está vinculado con la ideología, incluso el oro, el patrimonio religioso...- la verdad es que lo cultural es un patrimonio a respetar, heredado y que debemos legar a nuestras generaciones...