domingo, 31 de agosto de 2014

BUJALANCE (CÓRDOBA): LA ARQUITECTURA DEL SOL, LA PISA ANDALUZA Y LA HOSPEDERÍA LA QUERENCIA.


Gracias al tesón de Jose María Abril, bujalanceño y catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Sevilla, Bujalance se está poniendo de moda no solo por ser la “Pisa española” sino por las condiciones tan sorprendentes que está descubriendo en la arquitectura religiosa de este querido pueblo de la campiña cordobesa.
El doctor Abril quiere demostrar a través del proyecto “La Arquitectura del Sol” la vinculación que existe entre la arquitectura religiosa y la mística como recogió en su conferencia “Las moradas filosofales”, que según él, “han constituido a Bujalance en un espacio místico”.
Así tres campanarios bujalanceños: los de las iglesias de la Asunción, de San Francisco y de San Juan de Dios -este último una espadaña- orientan al orto o al ocaso del Sol a su santo titular. Estos templos definen con precisión una línea que marca el orto solar en el 25 de enero, el día de la Conversión de San Pablo.
Además, ladistancia relativa entre campanarios guarda la proporción de la raíz cuadrada de dos con una exactitud sorprendente, hasta la tercera cifra decimal. Este fue el primer número irracional conocido y utilizado por los grandes arquitectos como marca para reafirmar su acto de creación -esto lo acepto por fe, porque soy de letras-. Así, en el tiempo de la construcción de estos templos se decía que el sol era una fuente de quintaesencia y un instrumento de Dios. La oración y la intercesión de la Virgen de la Asunción, en el espacio físico de un templo hecho con los números de Dios, obraría el milagro de la bendición para propiciar salud y consuelo a las afligidas almas de los fieles, el denominado, «milagro de la luz».
Las dos torres barrocas -San Francisco y la Asunción- se conectan al sol en la línea que se denomina de San Pablo, y la iglesia conventual de las Carmelitas Descalzas está orientada a Ávila, cuna de la orden, como émulo de quibla, «algo sin parangón en la arquitectura carmelitana», asegura Abril. Así, la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción está orientada hacia el lugar exacto del horizonte local por donde sale el sol en el día de la Virgen de la Asunción según el calendario juliano, vigente en el tiempo de su construcción, y que en la actualidad, se corresponde con el día 25 de agosto.


Por tanto, el templo es la puerta a un fascinante espacio místico, y a un capítulo desconocido de la historia del pensamiento en Andalucía, que inspiró la arquitectura religiosa de este pueblo.
Junto a lo anterior está la inclinación de la torre de campanas de la Asunción, para algunos “la catedral de la campiña”: unos 3,5 grados, próximos a los 4 grados de la famosa Torre de Pisa.

Para más información:
Bujalance está a “tiro de piedra” de Córdoba, a unos 45 km de la capital califal. Los cordobeses y personas del entorno pueden ir y volver para disfrutar de lo anterior y, por supuesto, del castillo -alcazaba, entre otros espacios patrimoniales. Junto al histórico está el patrimonio gastronómico -ya he hablado en ocasiones anteriores del “Tomate”, junto al restaurante “Casa-Patricio” y espacios más reservados como la peña flamenca “La Pajarona” -donde la mujer de Manolo hace una cocina excepcional-, o la “Peña Taurina”. Y, cómo no, el patrimonio humano, donde la belleza femenina (de la masculina no hablo, porque no me fijo, aunque lo podría hacer) es tan excepcional como sus monumentos -y doy fe-.


Pero si alguien vive más lejos y quiere hacer noche en el pueblo hay un lugar absolutamente privilegiado: LA HOSPEDERÍA “LA QUERENCIA”, un empeño de Miguel Pérez -como lo hizo con el equipo de fútbol sala-, donde convirtió un antiguo edificio de la sociedad “La Juventud artesana” -edificio muy próximo a la estética de finales del XIX y XX- en un espacio excelente para alojarse y disfrutar de las vituallas de la tierra.
Ahora Juan Priego, el nuevo gerente de la hospedería, se vuelca para que tanto los huéspedes como los que van a comer allí disfruten del patrimonio gastronómico, enológico y cultural (la cocina, excelsa). Y, para la noche, simplemente una copa en la soberbia terraza, donde se divisan no solo las distintas torres y el pueblo – la hospedería está muy próxima a la Iglesia de la Asunción, en la llamada “plaza de los naranjos”, la Plaza Mayor bujalanceña- sino toda la comarca. Una hospedería de cinco estrellas en un pueblo similar.
Para más información:
http://www.hotelhospederialaquerencia.com/
Así que os animo a acudir al pueblo, que a partir del 11 de septiembre celebra su Feria Real (aunque difícilmente podrán encontrar acomodo en esas fechas puesto que las reservas se hacen con mucha antelación).