miércoles, 7 de mayo de 2014

Tras la decepción, continúa la visita. La Semana Santa y las Iglesias Fernandinas también son Patrimonio.

Pues sí, tras la decepción de no poder ver "in situ" la obra de Julio Romero de Torres, se continuó con la visita por Córdoba Patrimonio de la Humanidad: en primer lugar la subida a la Puerta del Puente donde se aprecia ese espacio recuperado y que hoy mismo ha conseguido el premio Europa Nostra.

María del Carmen del Rosario, pronto una cordobesa más, por adopción, junto a su alumnado en la Puerta del Puente.

Jhonatan, representante lagunero. Incansable en su intento por aprender.
Tras esa visita, y retornando por el camino antes hecho, pasando nuevamente por el museo Julio Romero, nos dirigimos a la Iglesia de San Andrés.
Allí nos esperaba el alumnado del proyecto integrado "Patrimonio en el aula" de 2º de Bachillerato -no nos acompañó desde primera hora para evitar la pérdida del mayor número de clases ahora que acaba el curso, adelantado el final por las nuevas fechas de la Selectividad-, donde expusieron una breve explicación sobre las Iglesias Fernandinas y sobre la Semana Santa -aspectos de nuestro patrimonio material e inmaterial-.
Desde aquí agradecer la colaboración de Don Pablo Calvo, sacerdote de la Parroquia, así como de las personas como Pedro, que tuvieron a bien permitir allí la explicación y que nos abrieron las puertas del recinto. Hay veces donde se demuestra que lo importante no es la titularidad, es la voluntad de quien controla la titularidad. Y, desde luego, en este proyecto, gana la Iglesia. ¡Gracias, Pablo, por todo!


Rafa

Ana

Isabel



Y tras la explicación -esperando que mañana corresponda al grupo de Patios- pudimos acceder a los patios del Palacio de Viana, el día de puertas abiertas.
Es sencillamente extraordinario ver cómo las calles y patios de Córdoba están repletos de personas -especialmente alumnado- para disfrutar de nuestra ciudad.

También Patrimonio



Mario López, poeta, también presente en los patios.
Y una obra del desaparecido Aurelio Teno.